NOTICIAS
CONFERENCIAS EPISCOPALES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Viernes 21 de Marzo del 2014
Jugando por la vida: Mensaje de la CNBB sobre la Copa del Mundo
Los obispos invitan a la sociedad brasilera a adherir al proyecto "Copa de la Paz" y a la Campaña "Jugando a favor de la vida - denuncie el tráfico humano".

El Consejo Permanente de la Conferencia nacional de Obispos de Brasil (CNBB, por su sigla en portugués), conjuntamente con los demás presidentes de las regionales y de las Comisiones de la Institución, aprobó un mensaje sobre la Copa Mundial de Fútbol que iniciará el próximo mes de junio, en varias ciudades de Brasil.  El mensaje titulado "Jugando por la vida", los obispos afirmam que "la Iglesia en Brasil acompaña, con presencia amorosa, materna y solidaria, ese gran evento que reunirá a varios países y la oportunidad de protagonizar una reconciliación universal".

Los obispos invitan a la sociedad brasilera a adherir al proyecto "Copa de la Paz" y a la Campaña "Jugando a favor de la vida - denuncie el tráfico humano", que tiene la finalidad de colaborar para que el evento sea "recordado como un tiempo de fortalecimento de la ciudadanía". "Derecho humano de especial valor, el deporte es necesario para una vida saludable y no debe ser descuidado por ningún pueblo. De todos los deportes, el brasilero nutre reconocida pasión por el fútbol".

En el mensaje explican la expectativa y la alegría con que la mayoría de los brasileros espera la Copa del Mundo que se realizará en Brasil, por segunda vez. "Los brasileros -continúa el mensaje- identificados por su hospitalidad y alegría, sabrán acoger a aquellos que, de todas partes del mundo, vendrán a nuestro país con ocasión de la Copa. (...)

La Copa se vuelve, por tanto, ocasión para reflexionar con la sociedad sobre las relaciones pacíficas y culturales entre todos los pueblos, así como sobre los aspectos sociales y económicos que envolucran al deporte que es armonía, y que el dinero y el éxito no prevalezcan como el objetivo final, como alerta el Papa Francisco", agrega el mensaje.

Los obispos lamentan también en la preparación para la realización de la Copa haya prevalecido el aspecto económico por sobre los demás, lo que ha motivado manifestaciones populares que acertadamente reivindican la soberanía del país, el respeto a los derechos de los más vulnerables y efectivas políticas públicas que eliminen la miseria, estanquen la violencia y garanticen la vida con dignidad para todos".

"Nos solidarizamos con los que, por causa de las obras de la Copa, fueron heridos en su dignidad y visitados por el dolor de la pérdida de seres queridos". "No es posible aceptar que, por causa de la Copa, familias y comunidades enteras hayan sido removidas para la construcción de estadios y de otras obras estructurales, en una clara violación del derecho a la vivienda. Tampoco se puede admitir que la Copa profundice las desigualdades urbanas y la degradación del medio ambiente y justifique la instauración progresiva de una institucionalidad de excepción, mediante decretos, medidas provisionales, ordenanzas y resoluciones", asevera el mensaje.

"El éxito de la Copa del Mundo no se medirá por los valores que inyectará a la economía local o por el lucro que proporcionará a sus patrocinadores. Su éxito estará en la garantía de seguridad para todos sin el uso de la violencia, en el respeto al derecho a las pacíficas manifestaciones de la calle, en la creación de mecanismos que impidan el trabajo esclavo, el tráfico humano y la explotación sexual, sobre todo, de personas socialmente vulnerables y combatan eficazmente el racismo y la violencia".

A través de estas iniciativas , la Iglesia está presente en la vida política y social del país, en cumplimiento de su misión evangelizadora. Al mismo tiempo insta a las diócesis en las que se ubican las sedes de la Copa Mundial a ofrecer una atención especial a sus visitantes religiosos y diocesanos.

"Que la patrona de Brasil, Nuestra Señora Aparecida, nos agracie con su bendición y protección en este tiempo de fraternidad y reconciliación entre los pueblos", concluye el mensaje firmado por el Cardeal Raymundo Damasceno Assis, Arzobispo de Aparecida, presidente de la CNBB; Dom José Belisário da Silva, OFM, Arzobispo de São Luís do Maranhão y Vice-Presidente de la CNBB y Dom Leonardo Ulrich Steiner, Obispo Auxiliar de Brasília y Secretario General.



CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO
 
Dirección: Carrera 5 Nº 115 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Teléfonos: (57)(1) 587 97 10 - Fax: 57)(1) 587 97 17
Correo Electrónico: celam@celam.org