NOTICIAS
CONFERENCIAS EPISCOPALES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Martes 25 de Marzo del 2014
Nuestra Iglesia nos sostiene. Ayudemos a sostenerla.

Todo ser humano tiene una naturaleza espiritual y está llamado a vivir en comunidad. En su vida toda circunstancia puede estar enmarcada por sus relaciones familiares, de estudio, de trabajo, de Iglesia. Cuando pertenecemos a uno de estos grupos, nuestra vocación ha de ser la de siempre, participar, ayudar, dar lo mejor de sí en beneficio de los demás, no solo por compromiso social sino ante todo por convencimiento moral.

 

Hoy la Conferencia Episcopal de Colombia necesita de ti. Hemos empezado a forjar un nuevo camino y el 2014 se abre ante nosotros como un año de nuevos retos con compromiso social. Si nuestra Iglesia nos sostiene, ayudemos a sostenerla! Este será nuestro espíritu de combate y entrega en nuestra colecta para este año, colecta que se realizará el último domingo del mes de agosto.

 

Ayudemos para aliviar las cargas de los que más trabajan, para alentar a los desanimados, para apoyar a los necesitados, para alegrar los corazones de los entristecidos.

 

Sostengamos para que los esfuerzos sean recompensados por el fruto multiplicado de la labor colectiva, la cual al tener un mayor número de manos unidas en el trabajo, resaltan la vida humana en comunidad, una vida unida a la voluntad del cielo.

Te invitamos a que te unas una vez más a esta tarea. Esperamos que con la ayuda de Dios podamos participar todos juntos en la gran colecta sabiendo desde ya, que todo lo recibido dará resultados positivos para que logremos aprovechar la oportunidad de sostener la obra creciente del evangelio en nuestro país.

 

 

line
 

Semana Santa, qué espera Dios de ti?

 

 

Se acerca el Domingo de Ramos…Luego llegará el Domingo de Resurrección…Es la Semana Mayor del año! El regalo mayor de cielo llega hasta nosotros recordándonos una vez más lo importantes que somos para Dios, “Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único, para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna.” Juan 3,16


Tenemos ante nosotros una excelente ocasión para renovar nuestros votos de fe y compromiso con nuestro Salvador quien nos ha dado la gracia de ser hijos de Dios y de comenzar a ser miembros de Iglesia. Nuestra vida espiritual cristiana debe fortalecerse y ensancharse en agradecimiento por todo lo recibido tanto a nivel material como espiritual porque todo procede de Dios.


Al llegar al domingo de Pascua no debemos pasar por alto el evento que conmemoramos ya que gracias a él, el cielo se acerca a nosotros día a día, año sobre sobre año, para darnos la bendita esperanza de que muy pronto disfrutaremos del cielo con aleluyas inconmensurables reflejando el amor que Cristo expresa por nosotros desde la cruz del calvario.


Si de verdad deseas darle tu corazón a Dios no dejes pasar esta oportunidad de transformar tu vida, de ser agradecido con aquel que dio todo por ti, de trabajar en beneficio de otros, de capacitar a las almas que perecen porque no conocen del amor de Dios, de alcanzar a otros en el sufrimiento y de encaminar todos los pasos porque Cristo es “el camino, la verdad y la vida”.


Que la Semana Santa que se avecina, produzca cambios importantes en ti.

line
 

Yo creo en el amor que comparte

 

 

Este el lema que el Secretariado Nacional de Pastoral Social tiene para la colecta de la Cuaresma 2014 con el cual llama a compartir nuestra riqueza con los más pobres. Este mensaje es una invitación a contribuir a la reducción de la pobreza en nuestras comunidades y construir entre todos una sociedad más justa y equitativa.


Con los fondos recaudados por la Colecta de Cuaresma, la Iglesia Católica apoya a los damnificados por la violencia y los desastres naturales.  Con la colecta de  2013, el Secretariado Nacional de Pastoral Social pudo brindar atención integral a 5.151 familias afectadas por el invierno y otras emergencias en todo el territorio nacional.


Más información en: 

http://www.new.pastoralsocial.org/saladeprensa/noticias-eventos/item/306-%E2%80%9Cyo-creo-en-el-amor-que-comparte%E2%80%9D-colecta-de-cuaresma-2014

line
 

Generosidad, dar a los demás lo mejor

 

 

Autor: Francisco Cardona | Fuente: Catholic.net


La generosidad es la virtud que nos conduce a dar y darnos a los demás de una manera habitual, firme y decidida, buscando su bien y poniendo a su servicio lo mejor de nosotros mismos, tanto bienes materiales como cualidades y talentos.


La solidaridad es una determinación firme y perseverante de empeñarse por el bien común; no es un sentimiento superficial por los males de tantas personas cercanas o lejanas, sino una actitud definida y clara de procurar el bien de todos y cada uno.


Se debe formar a los niños en la generosidad, el desprendimiento y en el dar lo mejor de sí, contrarrestando los efectos del egoísmo. Hay que ayudarles a salir de sí mismos y experimentar la felicidad que proporciona el donarse a los demás y vivir el valor del servicio, que implica una participación y solidaridad profunda con el otro.


Que el niño comprenda que sólo podrá ser realmente feliz haciendo felices a los demás, preocupándose por los otros aún si él mismo se encuentra en el sufrimiento. Y como fruto de esta comprensión y convencimiento, se comprometa con los demás, viviendo la generosidad y la solidaridad.


Es importante tratar de cambiar la percepción que hoy en día los niños y jóvenes sienten de que no se les valora por ser generosos o serviciales. Como maestros y educadores debemos valorar y resaltar en los alumnos estas virtudes, y no únicamente los méritos académicos o deportivos.


Debemos enseñar a los niños, con nuestro testimonio, trabajo y esfuerzo mantenido, que la participación y la solidaridad deben ser actitudes constantes, y no superficiales o pasajeras.

 

En el Evangelio podemos encontrar cómo Jesús valora la generosidad:
«Estaba Jesús en el templo y veía cómo los ricos iban echando dinero en el cofre de las ofrendas. Vio también a una viuda pobre que echaba dos monedas de poco valor y dijo: "Les aseguro que esa viuda pobre ha echado más que todos los demás; porque ésos han echado de lo que les sobra, mientras que ésta ha echado todo lo que tenía para vivir."» Lc 21, 1-4.


«Jesús recorría toda Galilea, enseñando en sus Sinagogas, anunciaba la buena noticia del reino y curaba las enfermedades y las dolencias del pueblo.» Lc 6, 17


«Entonces Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: “Me da lástima esta gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen que comer. No quiero despedirlos en ayunas, no sea que desfallezcan por el camino." Los discípulos le dijeron: “¿De dónde vamos a sacar en un despoblado para dar de comer a tanta gente?” Jesús les preguntó: “¿Cuántos panes tienen? Ellos le respondieron: siete, y unos pocos pececillos.” Entonces Jesús mandó a la gente que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los peces, dio gracias, los partió y se los iba dando a los discípulos, y éstos a la gente. Comieron todos hasta saciarse, y recogieron siete cestos llenos de los trozos sobrantes. Los que comieron eran cuatro mil hombres, sin contar mujeres y niños.» Mt 15, 32-38.


«Entonces el rey dirá a los de un lado: “Vengan, benditos de mi Padre, tomen posesión del reino preparado para ustedes desde la creación del mundo. Porque tuve hambre y me dieron de comer; tuve sed y me dieron de beber; era un extraño, y me hospedaron; estaba desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; en la cárcel y fueron a verme”. Entonces le responderán los justos: “Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos; sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo fuiste un extraño y te hospedamos, o estuviste desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?” Y el rey les responderá: “Les aseguro que cuando lo hicieron con uno de estos mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicieron”.» Mt 25, 34-40.



CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO
 
Dirección: Carrera 5 Nº 115 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Teléfonos: (57)(1) 587 97 10 - Fax: 57)(1) 587 97 17
Correo Electrónico: celam@celam.org