NOTICIAS
CONFERENCIAS EPISCOPALES DE AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE
Jueves 28 de Agosto del 2014
"El primer lugar para vivir el amor es la familia". Edición # 73

Boletín Informativo de la Diócesis de Matagalpa

SEMANA DEL  16 AL 23 DE AGOSTO DEL 2014

Magisterio de nuestro Pastor

En Jesucristo se nos ha dado una existencia nueva


    El Obispo de Matagalpa, Mons. Rolando José, explicó este 18 de agosto, en su catequesis “Magisterio de nuestro Pastor” sobre nuestro cambio de vida en Jesucristo. A continuación compartimos la catequesis.

Los escribas y los fariseos dijeron a Jesús: “Los discípulos de Juan ayunan frecuentemente y hacen oración, lo mismo que los discípulos de los fariseos; en cambio, los tuyos comen y beben”. Jesús les contestó: “¿Ustedes pretenden hacer ayunar a los amigos del esposo mientras él está con ellos? Llegará el momento en que el esposo les será quitado; entonces tendrán que ayunar” (Lucas 5, 33-35).

¿Por qué no ayunan los seguidores de Jesús, como hacen los fariseos y los discípulos del Bautista? El tema que plantean los escribas y fariseos a Jesús, no es principalmente si deben ayunar o no. La interrogante escondida es, si ha llegado o no el Mesías. El ayuno previo a Jesús tenía un sentido de preparación, de tristeza. Seguir haciendo ayuno es no reconocer que ha llegado el Mesías y que, por lo tanto, sus amigos están de fiesta. La alegría de su llegada supera al ayuno. Cuando el Novio les sea quitado, porque no les será visible, volverán a hacer ayuno.

El Señor con esta palabra nos acentúa también el carácter de radicalidad y novedad que supone el recibirle y acogerle como Hijo de Dios y como Señor de nuestras vidas, como el Mesías esperado. Lo hace también con la doble comparación de la pieza de un vestido nuevo en un vestido viejo y del vino nuevo en odres viejos (cf. Lc 5, 36).

Nosotros creyentes, con nuestro Bautismo nos hemos configurado a Jesús, lo que significa cambios importantes. La fe en Cristo no nos pide que hagamos algunos pequeños cambios de fachada, que remendemos un poco el vestido viejo. La fe en Cristo pide un vestido nuevo. Lo que Pablo llama "revestirse del Señor Jesucristo" (cf. Rom 13, 14), que no consiste en unos parches y unos cambios superficiales, porque en Jesucristo se nos ha dado una existencia nueva. Nuestra identidad de cristianos, por lo tanto, no consiste en buscarnos a nosotros mismo, sino revestirnos de Cristo y entregarnos con Cristo, para participar así en la vida de Cristo y compartir tanto su muerte como su vida. 

Vea el boletín completo dando click aquí: Vew it in your browser

 



CONSEJO EPISCOPAL LATINOAMERICANO
 
Dirección: Carrera 5 Nº 115 - 31 - Bogotá D.C. (Colombia)
Teléfonos: (57)(1) 587 97 10 - Fax: 57)(1) 587 97 17
Correo Electrónico: celam@celam.org